Epitafio - Gerard de Nerval

A ratos, vivo alegre igual que un lirón
este poeta loco, amador e indolente,
y otras veces sombrío cual Clitandro doliente...
cierto día una mano llamó a su habitación.

¡Era la muerte! Entonces él suspiró: "Señora,
dejadme urdir las rimas de mi último soneto".
Después cerró los ojos, acaso un poco inquieto,
ante el frío enigma, para aguardar su hora...

Dicen que fue holgazán, errátil e ilusorio,
que dejaba secar la tinta en su escritorio.
Lo quiso saber todo y al final nada ha sabido.

Y una noche de invierno, cansado de la vida,
dejó escapar el alma de la carne podrida
y se fue preguntando: ¿Para qué habré venido?


No hay comentarios:

Publicar un comentario

designed by Charming Templates